"CADA CUAL CONSIDERA DE MAYOR GRAVEDAD EL DELITO DE SUS COMPAÑEROS Y TRATA DE ALIGERAR EL PROPIO"

Actualizado: 17 abr

Hoy empiezo este post con una frase de Michael de Montaigne, filósofo y humanista del S.XVI que guarda gran relación con lo que pasa actualmente en nuestra sociedad, ya sea a nivel individual, a nivel colectivo o a nivel político.


Esta semana he vivido dos experiencias específicas con respecto a esto, y es por ello que mi reflexión me ha llevado a este post.


La condición humana está sufriendo una situación de nuevo inaudita, una guerra como la de Rusia-Ucrania está de nuevo poniendo en tela de juicio la condición de las relaciones humanas, la soberbia, el ego y el ver "la paja en el ojo ajeno y no ver la viga en el propio"; mas allá de esta vergonzosa situación en la que nos encontramos inmersos, esperando que acabe pronto y que sirva para reflexionar y a ser posible que hubiere un antes y un después, que por desgracia ya sé que es "pedir mucho … " me lo voy a llevar a la persona en su forma individual y a su afectación en su entorno (social, equipos, empresas, organizaciones).

El miedo a encontrar la "realidad" en el interior de uno mismo. por el dolor, sufrimiento o tristeza que ello puede causar, hace que los recursos que en la mayoría de ocasiones se utiliza es "echarle la culpa" a los demás o a su entorno para, como dice Michel de Montaigne, "aligerar la suya propia".


Este recurso equivale a no querer ver mas allá de uno mismo y tratar de jugar a ser "jueces de la vida", donde por cierto nadie tiene esa "titulación", en lugar de escuchar lo que el entorno dice, como hacen los "sabios", o a la búsqueda de evidencias que harían "los jueces", para cristalizar ese aprendizaje (comprender) y con ello tratar de mejorar; sin duda hay que "abrir la puerta interior" y enfrentarse a las propias realidades ("separar el grano del trigo"), despejar todo aquello que no aporta y es disfuncional y encontrar valores y principios de utilidad que aporten y que impulsen a la generación de un impacto positivo con uno mismo y con el entorno, siendo este último aspecto crucial para vivir y operar desde dentro (locus de control interno) hacia afuera (locus de control externo) y no al revés. No se puede perder la ilusión, la pasión y el deseo para conseguir el propósito y el impacto que se desea.


Cuando nos encontramos frente a adversidades externas que condicionan, tenemos que tirar de la gran frase "en la vida el 10% es lo que pasa y el 90% cómo reaccionamos frente a ello" (C.R.Swindoll "The grace awakening") y volver a retomar el foco hacia el propósito de uno mismo, sus metas y objetivos, para conseguir ser la persona que uno quiere ser, hacer lo que uno quiere hacer e ir a donde uno quiere ir.

Aquí me viene a la cabeza W. Shakespeare en Hamlet:

" Ser o no ser, esa es la cuestión... que es mas noble soportar los golpes y bonanzas de la fortuna adversa, o entregarse a un mar de valores y luchando darles fin"

"La vida tiene mas de subida que de bajada", esta es una frase que utilizo mucho y es por ello que debemos estar suficientemente entrenados para cuando hay que "tirar de piernas", que no nos fallen en los momentos en que mas las necesitamos. Precisamente seguir "enganchado" a la mediocridad o victimismo del entorno "adverso" no es mas que una excusa para alejarse de uno mismo/a.


En momentos como los actuales, en el mundo, en tu equipo, en tu organización/empresa, cuando algo pasa o algo sucede (golpes y amenazas) es cuando hemos de tirar de piernas y seguir yendo allí a donde decidimos, nuestro propósito y nuestro fin.



Espero que esta reflexión te haga ver cuánto te afecta el contexto y cómo te está afectando y a partir de ahí, busques desde tu propia zona de control, cómo puedes actuar para como siempre, dar tu mejor valor.


Gracias y Bring it on!

Ignasi - Ranger



36 visualizaciones0 comentarios